Nunca he pensado que una imagen valga más que mil palabras. Ni siquiera si hablamos de una imagen en movimiento. Pero no deja de ser una experimento con más cien años, que sigue fascinando al hombre. Y vamos más allá, no solo nos interesa reducir a materia la realidad, sino que somos capaces de ficcionarla, de manera artificiosa, creando realidades paralelas, lejos de lo que vemos día a día.

Dentro de esta locura de realidades y ficción he enfocado mi formación y experiencia. Aquí podéis ver una muestra de mis últimos trabajos como realizadora.